miércoles, 2 de septiembre de 2009

Se tarda tanto en caer de un andamio

.
Se tarda tanto
en caer
de un andamio
si eres
marfileño,
si eres
argelino,
si eres
peruano,
que tienes tiempo
de sobra
para recordar
el azucarillo
del café
de las nueve,
la quiniela fallida ....................................................................................................Foto con Batania
por culpa. ....................................................................................................en un recital callejero.Septiembre 2008 del Barça
o el último beso
carminado
de aquella chica
que no era
tu mujer.
Se tarda tanto
en caer
de un andamio
si eres
búlgaro,
si eres
marroquí,
si eres
rumano,
que los cronistas
publican tu muerte
cuando aún
vas por el aire,
y tu familia
llora
ante el ataúd
y dispone
crisantemos
mientras sigues
cayendo,
y pasan los días
y los meses
y los años
y todavía estás
en el aire,
preguntando
dónde habrá
un suelo,
cuándo
acabará todo,
por qué
no se pone fin a esto
si eres
saharaui,
si eres
esloveno
si eres
boliviano.



Batania, Alberto.
(del cuadernillo que me regaló en su recital en Los Diablos Azules, en Madrid el 3 de octubre de 2008).
.

6 comentarios:

Paula Malugani dijo...

Delgadito como punzante! Qué bello poema te ha dejado la poesía social. Un abrazo!

Bibiana Poveda dijo...

un "batania" imperdible éste, Gio. lo vamos a extrañar, ¿eh? qué linda la foto.
te felicito por lo de la radio, compañero.
un abrazo!!!

yurenaguillen dijo...

Gio, he cancelado la suscripción a Ciudad Feroz en vista de que lo eliminas y me quedo por aquí.
Buen poema.
Ya iré leyendo las entradas anteriores poquito a poco.
Un abrazo grande.

Giovanni-Collazos dijo...

Este poema de Batania, si no es el que más me gusta, está entre los primeros...

La foto es del año pasado, en un recital callejero, fue la primera vez que nos vimos en persona. Gran recital aquel, memorable.

Abrazos para todos/as !

Gio.

Adrian Dorado dijo...

Excelente poema de Batania fino, largo y penetrante.Amén de necesario.
Un abrazo. Yo también voy descubriendo tu blog paulatimamente.

u minúscula dijo...

oh qué grandes sois, coño