viernes, 1 de enero de 2010

Elefantes

.
Los frugales elefantes que habitan en mi estómago
se descarrilaron
y jubilosos llegaron al matadero
para desequilibrar los relojes

a esas trompas les han crecido garras
pintadas con achiote, zurcidas con escombros
que construyen cañones
pegados a los policromados señores elegantes
con sus facciones hediondas

el marfil nunca se resignó a su estiaje,
fue parte del andamio
enquistado en el menisco

son mis elefantes que se llenan de pumas
entre galernas de caballos
reverberando el inalterable deseo
de esculpir las palabras
con la carne.




Gio.

5 comentarios:

Elizabeth Sobarzo dijo...

Esos elefantes voladores de mi hombro...

Ana del Vigo dijo...

feliz año gio!!!!muak

víctor (gato) dijo...

FELÍZ AÑO, gío.
Últimamente me muevo muy poco por los blogs. Y quizá este año me tenga que mover menos, a mi pesar, debido a las circustancias que estamos viviendo.
Pero quería decirte que tu poesía sigue siéndo, para mis gusto personal, una de las más atractivas de las que se ofrecen en internet, por su colorísmo y su riqueza.

UNA GRAN ABRAZO.

Estelle Talavera Baudet dijo...

Guau... :)

Hasier Larretxea dijo...

Bien, Gio. Así,así :)