viernes, 15 de enero de 2010

Papel en blanco

.
Es como si un taladro me traspasa el cerebro
y este, intensamente inocuo, se desdobla, se cauteriza
se adelgaza por la falta de caballos cargados
con revólveres, con ademanes perversos, diluidos en la materia
que se revuelve en el gris manifiesto, cubierto de cuervos muertos
en la alopecia de instinto, en el verdugo del vértigo, en la mentira
de los moteles
en el vacío descargado con la fuerza inerte del papel ausente, insufrible
lúgubre, insano.
Sólo el palabrerío se aloja en la cima del sudario
donde queda angustia, queda nada
y el desperdicio de un simún
se desplaza calcinando mi frente rampante

después, en la honestidad, hasta la sombra me abandona.



Del poemario: "Lenguaje Extraño"
2009


Gio.

3 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

El momento del parto es siempre un reto dificil, y ese papel en blanco siempre nos amenaza a todos...

Abrazotes
Marian

Giovanni-Collazos dijo...

Es lo que me pasa ahora y desde hace semanas... papeles en blanco y el word vacío. Ojala pronto pase el desierto.

Tal vez en marzo me haga un pequeño viajecito por Barcelona... ya es hora, después de casi 6 años sin ir!!

Gracias Marian por el comentario.

Abrazos!

Gio.

Laura Gómez Recas dijo...

Descargas tu rabia sobre el papel. El papel blanco siempre acaba tiñéndose de tinta... No te preocupes. Llegará.
És es un desgarrador vacío el que se siente al leer el poema. Y una ira contenida sobre el papel. Bendito... Maldito papel.

Me encanta leerte.
Laura