domingo, 7 de marzo de 2010

El pez

.
El pez no muere por la boca,
muere por la ingesta masiva
de sus propios defectos

no se ahoga en un vaso con agua,
se ahoga por la asfixia de su inventiva

no se muerde la cola,
sólo sigue una línea circular
sin desviarse del camino,
sin querer nadar sobre el aire
ni dejarse llevar por el viento.



Del poemario: "Lenguaje Extraño"
2009



Gio.

2 comentarios:

Elisa Berna Martínez dijo...

Quizá tengan miedo de quedar atrapados en alguna red... Un saludo!

Voltios dijo...

este es bueno gio, sobre todo lo dos primeros versos, desdiciendote del famoso dicho.