jueves, 30 de septiembre de 2010

Cabeza migratoria

.
Cabeza migratoria, que has saboreado la servidumbre de los garfios, aquellos que se disfrazaron de huida, esos que agravaron la anemia con las astillas de los treinta y tres años, entrelazados en chumberas y hogueras, en quincha y estertores, en yunques y latigazos, en candiles incendiarios que ardieron en tu lengua de miga, en tus estoqueadas papilas, por ese cáñamo pétreo que reverberó los galeones de tu saliva, en ese amasijo de clavos ardiendo, que degustaste complacido y que engulliste en la resaca de su óxido. Cabeza de imán que se agrieta, monolito que erupciona sobre la ceniza sembrada en el pasado, defines la luz del inexorable cuello serpentino, agotando ésta ciudad que empuña el pelambre, en aduanas preventivas con lazarillos y catacumbas dromedarias. Cabeza descorchada, hacinada a las piedras kilométricas de una lotería que juega con la flacura de los marfiles y que zumba como la mosca fecal que se clava en la garganta de la tragedia. Cabeza clava, que irrumpes, arrebatado, en el follaje del alfabeto de las serpientes, que fecunda la voracidad de los metales humanos.
.
.
.
.
.
Gio.

6 comentarios:

estrella dijo...

Buenas noches Gío!!
Veo todo un bloque,pero se puede ir desgranando para formar un todo,creo que hay cuatro formas diferentes,de ver las cosas,según el momento,las has diferenciado cada una,llamandolas cabezas..en diferentes momentos de tu vida,cada una en si misma ya es una poesía.
Me crea duda y antes de decir cualquier tonteria,no digo nada más, Gío

Un abrazo

chincheta dijo...

gio, anda, no te enfades, que no tengo nada de tiempo (ya te lo explico en mi blog). en breve te contesto y te hago una tesis doctoral si hace falta, pero no te me enfades wenceslao, que ya sabes que te quiero

!

*

Anouk A. dijo...

Qué doloroso, difícil, árido... Gio, casi no puedo entrar en este texto, tan espinoso...

Neorrabioso dijo...

Todo bueno entero, Gio, muy bueno, sobre todo las aduanas preventivas con lazarillos y catacumbas dromedarias, y luego el alfabeto de las serpientes, el alfabeto "correcto y bonito" del poder.

Abrazos cachicuernos.

Hasta pronto.

Giovanni-Collazos dijo...

Doy las gracias por leerme, simplemente, a todos.

Elisa Berna Martínez dijo...

Mucha intensidad en pocas líneas, mucha riqueza en el lenguaje, y sentimientos dispares al leerte.
Un abrazo poeta.