lunes, 13 de septiembre de 2010

La idiosincrasia del embudo

.
Esta negligencia se dilata
y se mira al espejo para reflejarme,
para hacerme saber de la idiosincrasia del embudo,
de la violencia del desamparo

esta impotencia no descansa,
le han salido escorbutos
y su aglomeración me transita a patadas
dentro del cráter que ayuno,
arrebatando los fermentos del espinazo
que mantiene atado mi esqueleto

se hace lento el infierno
y no hay ningún refugio que silencie los gritos nocturnos,
ni palabras que ahuyenten la herida.





Gio.

8 comentarios:

estrella dijo...

Gio,no sé si te ha llegado mi comentario,porque al verificar la palabra y darle al publicar me marcaba error.
Sólo quería decirte que ojalá llegue la noche que no tengas la necesidad de gritar,ten esperanza.Esto no hace falta que lo publiques,es sólo por si no te ha llegado el anterior para que sepas,que aunque dificil, las cosas pueden mejorar,ten fé en que lo harán
Un abrazo con mucho ánimo!!

BENHUMEA dijo...

Resumes en versos una infinidad de tratados filosoficos y existencialistas, una busqueda del pensamiento perdido en la estrechez del embudo en donde se sumergio a lo largo del tiempo.

Un beso. Te leo.

Giovanni-Collazos dijo...

Estrella, no logro saber quien eres. Lo digo porque comentas de una manera que parece que me conoces y me llama la atención... no me molesta, claro, solo que si me conoces me gustaría saber quien eres, porque no me gusta estar con la duda!

Un abrazo.

Gio.

estrella dijo...

Hola Gio!!
No te conozco,ojalá!perdona si he dicho algo que te molestara,sólo te hablo de lo que me transmites escribiendo y te lo digo tal y como lo siento.
Yo no te puedo hablar,de si la métrica o la rima están bien,porque de eso no entiendo,yo te puedo decir lo que siento al leerte y desearte siempre que sigas avanzando..¿puedo seguir haciéndolo?
Un abrazo

Giovanni-Collazos dijo...

No me ha molestado absolutamente nada. Sólo me llamó la atención y me sigue llamando la atención, tus comentarios, porque aciertas en algunas cosas y me dió la impresión de que me conocieras, sobre todo porque no escribo de forma directa, de forma clara, a veces pienso que quien me lee, quiza, no sepa de mi intención, o lo que me motiva a escribir tal o cual poema, siempre lo dejo a la interpretación de quien lee y lo bonito es que un poema pueda causar diferentes reacciones u opiniones en el lector. Pero que alguién llegue a acertar las principales sensaciones que me lleva a escribir cada poema, es curioso, simplemente y me intriga. Por otro lado, no te preocupes, no me interesa la rima ni la métrica, yo no escribo sonetos ni alejandrinos ni endecasilabos ni nada por el estilo. Conozco las técnicas, pero no me interesa. Yo voy por libre. Sólo me importa mejorar la calidad, intentar ser natural con las palabras que se me quedan en el cerebro o apuntadas en mi cuaderno, las que saco en cada lectura, las que saco observando a mi alrededor o las que a veces me invento. Yo sólo siento y escribo. A demás, el blog es como un borrador, cuando me da el impulso de escribir, lo vuelco directamente aquí... soy un poco despreocupado por eso, pero luego hago revisiones e intento corregir pocas cosas, porque no me gusta corregir, es complicado hacer correcciones cuando el poema es un sentimiento expresado en palabras, siento que pierde su esencia, pero sé que debo hacerlo.
Puedes estar aquí cuando te de la gana. Gracias por ello. Perdona que me haya enrrollado. Aquí finalizo mi intervención.

Abrazos.

Gio.

Laura Gómez Recas dijo...

La expresión del dolor acentuada. Esa lentitud del infierno casi quema. Es tremendamente visual, pese a ser tan invisible su origen, tan oculto.

Un beso.
Laura

Jorge Ampuero dijo...

Aunque todo desciende y pasa por dentro, en la vida siempre es necesario invertir el embudo y abrirnos a la fe y la esperanza.
Interesante temática.

Saludos.

elisa...lichazul dijo...

felicitaciones gio
una vez tus creaciones traspasan emociones y sensaciones que vivimos a diario
en la rutina del hacer y del hablar

un lento infierno...sin duda
acá nos quemamos todos

un abrazo de paz