miércoles, 20 de octubre de 2010

Cernícalos

.
No me despojaré del machete incrustado
en esta saliva que violenta el nudo de mi garganta

haré uso del hueso abierto,
de la carne vertiginosa que espera con rabia,
con estos dientes que revientan los tímpanos
en esta boca ganzúa que se prolonga en la fístula

y seguiré anudado a tus brasas
bramando mi paroxismo, celebrando tu sangre
que deletreaba de forma indeleble
las candilejas que me hurtaban el cansancio.

No me despojaré de las calles conquistadas
ni de los cernícalos que me van sacando los ojos.





Gio.

5 comentarios:

CAOS dijo...

No te despojes, Gio, no lo hagas.

De todas esas heridas sacamos la fuerza para seguir adelante. Con toda esa sangre, seguiremos escribiendo la historia. Seguirás escribiendo tu historia.

Tengo predilección por los poemas que se ponen violentos...aunque duelan.

Un abrazo.

Neorrabioso dijo...

No, no, está muy bien, me gusta mucho. Antes te veía muchos problemas en las transiciones entre las estrofas, pero ahora las haces muy bien, aquí por ejemplo. Lo único, que en España la palabra "cernícalo" se utiliza también como insulto. De pequeño yo me recuerdo mucho llamando "cernícalo" a mis compañeros:

-¡Cernícalo!
-¡Cernícala tu madre!

Abrazos grandes, cachicuernos.

Hasta pronto.

estrella dijo...

Hola Gío!!
Sigue hablando,sigue soltando lo que llevas dentro,sigue..
Que nadie pueda tapar tu boca

Un abrazo

virgi dijo...

Me gusta venir.
Es pura vida, sangre, alma...

La foto del banner, genial. Besos

Pepa Ortiz dijo...

Me gusta la valentía y la fuerza de tus palabras.
Salut!

Pepa