domingo, 20 de marzo de 2011

Blasón

.
No hay amparo a la luz ni en el azul inmenso.

La lengua gusanea devota
en la mácula chaira que pende del cansancio

pero me quito los blasones
para poder traspasar el acero.





Gio.

3 comentarios:

Charcos dijo...

a veces una brevedad es más punzante que mil versos... éste es el ejemplo

me traspasó Gio

un abrazo

Gitana ♥ dijo...

Ay ay ay !
Cómo me gusta !
Escribes hermoso!
;)

escuchando palabras dijo...

Pocas palabras y muy concreto...buena semana besitos