lunes, 1 de julio de 2013

El incienso de la habitación

.

La desvencijada tragedia del amor submarino
que transita minúsculo por los árboles
gruñe los rulos y los geranios de miseria
en ese sexo de política decapitada
política exuberante de inmenso abandono de muslos
en el silencio cicuta de la cama
en el ombligo inicial del sollozo aire
sólo fue hundir el verano de la muerte victoriosa
con la sonrisa extranjera apartada en el foso
labrador de peñones y hierba intensa de mirada
he sido un preso en la nieve
en la idea de la piel
en la sociedad que desangra su época
para no brillar con los tigres del fango
y me derramo oscuro en el intacto ruido
el murmullo semen arde nocturno en la nube imantada
con su aliento de calle grita lo humano
la presencia del jazmín que se clava en el dolor
precipita sentimiento sin contrapeso en su cocina
con su abogada carnívora de fina lluvia
y su cangrejo desalineado que guarda mis cataratas de lenguas.









Gio.

2 comentarios:

António Eduardo Lico dijo...

Bella poesia.

nervoeiro dijo...

en portugués:
http://para-isso.blogspot.pt/2014/01/el-incienso-de-la-habitacion-o-incenso.html