viernes, 9 de mayo de 2014

Acepciones

.

Si danzáramos como gatos en exaltación
cada fusil sería un hombre profuso
que fascinaría al mundo con su alumbrado público
y daría rienda escasa a las bocas en procesión
si bailara la extrañeza con sus ferraris interminables de miseria
habrían rincones plagados de noches guerrilleras
no habría miedo afuera de la escritura
el zapatero clavaría extasiado una oruga en los violines
y es vasto tu rostro tu miel inexplicable
que danza rojo hasta exprimir el sueño
es vasta la ausencia la lejanía y el capitalismo amoroso
y los hombres hambrientos
y los hombres robustos sin espíritu
están todos descampados sin hallarse
todos laqueados de excrementos y de farándula de ultratumba
y sus campanadas que danzan alrededor de nuestros cráneos
y tú y yo
dos gatos desconocidos
madrileñamente extinguidos limeñamente virulentos
en aquello del amor no correspondido
como humano carnívoro sin carne.








Gio.

1 comentario:

kynikos dijo...

¿cuándo se apagó el condicional? honda y luminosa se vuelve lecho; que diga hecho.
un abrazo y salud, poeta.