martes, 20 de octubre de 2009

Dos poemas de Carlos Wertheman

.
PREMONICIÓN

El ruido y la furia serán sólo palabras que recordarás
la mañana siguiente a la partida de los animales
cuando el último cardo arrancado del parque esté seco
y preguntes si el Apocalipsis ha llegado
y no tengas respuesta
y te resulte difícil arrancar de tu memoria las tardes morosas
y la calidez de la fruta

El concreto se hará cal entre tus pies.
No habrá brisa salina, ni canto de sirenas
cuando el mar se haya secado
y el último pez haya muerto lejos de tus manos
y de tus dientes
y no habrá fruta jugosa con que manchar tu barbilla
ni quién que te espere, ni muslos que besar
la mañana siguiente a la fuga de todos los animales

La Luna no se habrá vaciado de luz todavía
y no se habrá acercado aún
cuando te hayas decidido a coger tus bártulos
para evadir el juicio
y el viento aún silbe entre tus cabellos

y te retiras a quién sabe dónde.


DESCENSO

cada descenso tenía tu nombre grabado en el aire
el infierno
estaba envuelto en tantas ansias
como la certeza de tu ausencia

a tu lado de la vereda
se acumulan cenizas, latas, boletos
el cerbero te pide para su pasaje,
mientras te mira con legañas, con sueño
y el vapor de su aliento te envuelve
narcótico

una moneda en su boca como salvoconducto

nada está a salvo de la muerte, ni esa sola moneda
ni tu nombre en mi boca.


Del poemario: "City"

Carlos Wertheman (Lima 1974)
Estudió Derecho y Literatura. Finalista del premio COPE de Poesía (Lima 1996). Ha sido librero durante algunos años, los suficientes para conocer el mercado y no los suficientes para comenzar a odiar todo lo que este impreso. Actualmente trabaja para el Fondo Editorial de la Pontificicia Universidad Católica del Perú. Su poemario, City, en formato mapa, se publicó en el 2005 y en el 2007 publicó su segundo poemario "Parque" ambos bajo el sello de "Tranvias editores" (Lima-Perú). Es un poeta interesante al cual no le pierdo la pista.

4 comentarios:

Lourdes Natalia Zacarías dijo...

Uy... Me encantaron! Gracias por postarlos Gio!
Saluditos

Marian Raméntol Serratosa dijo...

gracias por descubrírnoslo, Gio!

Un abrazo
marian

Laura Gómez Recas dijo...

Me inquieta esta forma de escribir. Me mantiene alerta, según leo.
Esto: "nada está a salvo de la muerte, ni esa sola moneda
ni tu nombre en mi boca." Esto, digo, es poesía.

Besos y gracias por traernos un pedacito de Carlos.
Laura

C dijo...

Gracias por los comentarios y a Giovanni por publicarlos aquí.
Saludos!