lunes, 19 de octubre de 2009

Martillos de morfina

.
Se deshacen los argumentos
y ésta distorsión atávica succiona mi cuello

de esos chocolates
solo queda la gravilla,
un amargo agujero,
que revela mi cortedad humana
en constante fracaso del cortejo

los adobes se fragmentan
y cubren de polvo
las sábanas del invierno

la enfermedad galopa en tristísimos pedazos
que piden martillos de morfina.



Gio.

2 comentarios:

Voltios dijo...

ufff, gio, te lo vuelvo a repetir, como ya te dije en un post anterior, me encanta, tío, como terminas los poemas, tus dos versos finales, son demoledores, abrasadores, te aletargan, como dos martillos de morfina.

★_★. pacokafka dijo...

Buen poema, compañero. Siempre derrochas fuerza.
Dejas pensativo.

SALUDOS DESDE LA TABERNA DEL CRÁPULA.