sábado, 17 de octubre de 2009

Un rojo dentro de mí

.
Hay un rojo dentro de mí que no a huido
se mantiene agazapado
respetando los límites
sin inundar el horizonte

avanza entre ramificaciones
escarpando los caminos, anegando los canales
restituyendo puentes rotos
que cruzan frutales encharcados de oxido
añejándose
con el tacto del viento

es un rojo de humanidad silenciosa
que se bifurca entre cavernas
de espejos que bailan en una oquedad abundante
nutriendo cada fragmento que se diseca

alimenta cada centímetro rumoroso
que el pecho alienta,
cada surco pobre que el cerebro disfraza
con endorfinas de tiempo exacerbado

se unge discretamente por todos los cuerpos que toca
como horda danzante que se mimetiza
con el oxigeno que respiro

paciente, recorre todos los caminos
desarrollándose en el ejercicio diario
que conlleva hacer llegar
su mensaje

hasta que llegue el día que, incontrolable
se levantará por los sueños inconclusos
por la mentira que vivimos y por la que seremos exterminados

entonces el rojo explotará
y se verterá en mis manos.



Gio.

Del poemario: "Un advenedizo en Madrid"
2007-2008

2 comentarios:

Marisol dijo...

Este rojo me gusta aunque no sea mi color favorito.
Te dejo un cordial saludo. Un gusto haberte leído.

virgi dijo...

Rojo. Hermoso color que siempre ha dado vida, lucha, fuerza.
Como la sangre mismamente.
Un abrazo