sábado, 28 de noviembre de 2009

El mundo en una bolsita de pegamento

.
En una bolsita de pegamento
dejó olvidado el caballo azul
que volaba
en el fulgor de un bostezo,
ha desgranado los colores
de los harapos salinos que extirparon de su piel
el penoso relámpago de su sombra

pies de polvo en desconstrucción
con la mirada náufraga
en la legaña semejante a la ceniza

en su cabeza retoña
un crudo invierno desarbolado

inocencia enrejada
en las cavidades del cemento,
en las calles deshojadas
por la indiferencia ennegrecida
del crepúsculo mortecino que respira

un halo marginal retoca su mundo
desmemoriando a la gente bien
que es un niño que se diluye
que se aleja de su sonrisa
y de la vida que le es esquiva
bajo este cielo que es su único techo.



Del poemario: "Que me encuentren en Lima"
2008

Gio.

4 comentarios:

Adolfo Ruiz Zanabria dijo...

"...que es un niño que se diluye
que se aleja de su sonrisa
y de la vida que le es esquiva
bajo este cielo que es su único techo."
(mientras tanto ese niño seguirá vendiendo sus caramelos hechos con "leche de vaca soltera" a "10 céntimos la unidad y 5 x 50")
PD. Gracias PLEBEYO, por revolcar tu tiempo en Letras de Barro.

Adolfo Ruiz Zanabria dijo...

"...que es un niño que se diluye
que se aleja de su sonrisa
y de la vida que le es esquiva
bajo este cielo que es su único techo."
(mientras tanto ese niño seguirá vendiendo sus caramelos hechos con "leche de vaca soltera" a "10 céntimos la unidad y 5 x 50")
PD. Gracias PLEBEYO, por revolcar tu tiempo en Letras de Barro.

Jose Zúñiga dijo...

Esos harapos salinos son todo un hallazgo. Algún día tendrás que dejarme esos poemarios inéditos.
Abrazo

Leo Zelada Grajeda dijo...

Me gusto este poema.

Un abrazo Giovanni.