jueves, 18 de febrero de 2010

En la oscura claridad

.
Hoy quiero escribirle en lo oscuro

y acariciar las hebras del canto
que me atrajo hasta el panal
a punto de ocasionar estragos
en mi sentidos perversos
donde me desintegro todo confuso
en el primordial panfleto de mis obsesiones

nunca finalizo sobre la continua porcelana
que se queda adherida a mis dedos

ni el imperioso silencio rompe la densidad
de las dunas que se forman
en su acristalada superficie de aguas salinas

hoy quiero decirlo muy claro

no valen nada los versos del mundo
si su mirada deja de sostener
la mía.



Del poemario: "Un advenedizo en Madrid"
2007-2008


Gio.

2 comentarios:

Laura Gómez Recas dijo...

¡Qué bien! Desde lo más profundo hasta la superficie más luminosa que la palabra puede alcanzar.
Al final del poema, se hace la luz.

Un beso.
Laura

Annabel M. Z. dijo...

no valen nada los versos...
eso pensaba yo hoy, que en el fondo, nada valen todos los versos del mundo si falta el abrazo, o el tacto de la una tierra cálida.

Un abrazo.