viernes, 19 de febrero de 2010

Funambulista

.
Se oye una fuga de charangos
tras la persecución de gotas
que rodean la piel que se anestesia
en la hondura de tus quebradas

en tus accidentes geográficos
suena de fondo la zampoña
que desata el vuelo de mis verdades

en aquellas cimas, la que difícilmente alcanzo
el oxigeno se hace mezquino
y el viento me tortura
en la escalada que agrieta mis gestos

pero el ruido de tambores que llega desde el llano
me habilita con una batiente descarga
que a galope se incrusta en mis venas

Y cruzo sobre una cuerda
los puntos álgidos
que se desbordan por tus laderas
como funambulista
que no teme morir despeñado.



Del poemario: "Que me encuentren en Lima"
2008

Gio.

4 comentarios:

Meri Pas Blanquer dijo...

Sensual y drámatico, dulce poema amoroso.

Laura Gómez Recas dijo...

Casi pierdo el equilibrio...

Besos.
Laura

media luna dijo...

¡Qué belleza se desborda de esa escalada a la que se asciende con el ahínco de la auténtica verdad que se descubre en la cima!
¡Qué belleza de poema erótico!
Llegué hasta aquí por un link bien recomendado a tu entrada sobre los muros pintados. Iba a dejarte allí mi mirada, pero lo hago aquí por los dos. Sin duda esos muros merecían tus gracias. Unas letras preciosas donde se puede escuchar el maravilloso rumor del mar.
Un placer leerte.
Saludos.

Voltios dijo...

siempre es una palabra, la de funambulista que me ha encantado, yo la suelo usar en algún poema mío y el sentido que tiene aquí, gio, es grande.