miércoles, 3 de febrero de 2010

La dificultad de lo fácil

.
La anorexia del lenguaje
se llena la boca de ideas,
escupe, charla, fuma
la incapacidad de renovarse
y lo moderno es minimizar,
abreviar, cortar de cuajo el pensamiento
reventar la palabra y desmembrarla
es lo flamante

sin embargo, mi anorexia es vital

me alimento contemplando lo putrefacto,
el deshielo que descubre la tierra estéril,
el lápiz del niño que desdibuja la muerte
con palabras difíciles
que disparan a bocajarro
mi desnutrida semiótica que se desangra
sobre la libertad
que engorda
mi candorosa ignorancia.



Del poemario: "Lenguaje Extraño"
2009

Gio.

6 comentarios:

Bibiana Poveda dijo...

"el lápiz del niño que desdibuja la muerte"
remarco esta verso porque me gustaría tener ese lápiz, porque me he quedado pensando en esa dificultad, porque los espíritus están anoréxicos, creo.
(sigo impactada con Sharon Olds, pero no consigo libros)
salud, Gio!

Antolín Amador Corona dijo...

Por aquí ando investigando. Y no me desagrada nada lo que encuentro. Un abrazo.

Pez Susurro dijo...

lo entiendo perfectamente
desde su centro enfermo.

me encanta la forma.

un abrazo,Gio.

virgi dijo...

¡Ay, Gio, qué bueno eres!
Te leo siempresiempre

Mis besos

Nino dijo...

"La anorexia del lenguaje se llena la boca de ideas", acojonante principio para un gran poema donde la poquedad vuelve a relamerse (no me quito ese verso de la cabeza). Sólo una cosa, en mi humilde opinión no habría hecho candorosa a la ignorancia, lo habría terminado así, sin candor, y no la habría hecho tuya, sino global, esquelética ignorancia. Joé, lo que quiero decir es que el último verso lo veo mejor si fuera: la ignorancia y ya está. Me gusta mucho lo que escribes, te sigo leyendo siempre aunque no suela comentar, pero hoy encontré tiempo. Lo de parecer querer corregirte imaginarás que no es así, sólo mi opinión con la que busco que también tú me digas qué te van pareciendo mis escritos. Estoy aprendiendo un montón con esto del blog. Un abrazo.

Giovanni-Collazos dijo...

Hey Nino!... no problem. Está bien eso de sugerir, no me molesta para nada.

En realidad me gustaría que hubiera más de eso, poquísima gente lo hace. Mientras siempre sea crítica, corrección u opinión, de manera constructiva, bienvenido sea.

El lector hace suyo el poema en el mismo momento de la lectura y relecturas... y eso es lo que busco en parte, la reacción del lector, hacer pensar, aunque sea un poco.

La poquedad es algo que me ronda desde siempre y escribir y hablar de ello es el reconocimiento de una realidad... y la cuestión es tratar de luchar contra ello, rebelarse. Es complicado explicarlo, sobre todo cuando no me gusta explicar poemas. El poema está ahí y se presta a todas las lecturas posibles. Como dije antes, cada lector lo lleva a su territorio.

Pues eso, pasate cuando quieras y opina lo que te apetesca yo intentaré hacer lo mismo, aunque no sea afecto a hacer muchos comentarios en otros blogs, pero si dejo constancia de que te leo y leo a casi todo el mundo, cuando hay tiempo (aunque últimamente me he vuelto más selectivo).

Abrazos!

Gracias, Bibi, por leerme siempre. Tu comentario me es valioso. Abrazos!

Gracias Antolín, pasate cuando quieras y espero que te quedes todo el tiempo que sea posible. Te vi y escuché en la presentación en Madrid del libro de Tino Lobato, amigo en común, por lo visto. Abrazos!

Gracias por estar aquí, Pez susurro, también te leo, cuando hay tiempo. Abrazos!


Virgi, siempre amable y generosa conmigo, gracias por leerme siempre que puedes. Abrazos!


Gio.