sábado, 6 de febrero de 2010

Dos poemas de Sharon Olds

.
LAS AMAS DE CASA MIRAN LA TELEVISIÓN MATINAL

ESTÁ claro, tu macho incendiario enciende
un fuego masculino, coge una o dos y
a veces tres bolsas enteras de basura.
Los que lo hacen por gratificación sexual
son “incendiarios patológicos”,
frente a tus incendiarios corrientes,
y todos son hombres. Ahora bien, tus damas
encienden un resentido fuego-atan un par de medias de naylon
al pomo de la puerta del vecino, le prenden fuego,
o empujan y encienden una servilleta bajo la puerta-
estos son tus incendios más femeninos.
Usan su propia basura para provocarlos
y sus fuegos son más delicados. La diferencia entre
el incendio masculino y el femenino esque el masculino arde mejor
y durante más tiempo, y es más eficaz en
pérdidas de propiedades y vidas, dice el subjefe
de bomberos en el programa de entrevistas.

Permanecemos de pie en salas desordenadas como vestíbulos
públicos, nos apoyamos como sacos contra la pared,
escuchándole hablar con calma, con el humo
saliendo despacio de nuestras bocas, como bajo una puerta negra como
la bilis de Enma Bovary.


EL NIÑO DE CINCO AÑOS

MI hijo a los cinco años amenaza al mundo
como un capataz reprende en la fábrica
a un obrero lento. Cuando habla, sostiene
un colador en la mano. Al final de
la conversación, el mango está torcido;
la malla rota: la examina
con sorpresa. Siempre ocurren cosas
misteriosas en sus manos. Al contar una historia,
baila hacia atrás. Nada está a salvo
cerca de este niño. Si está en el porche haciendo pis
en la hierba, y mira a un pájaro
que vuela alrededor de la casa, termina
orinando en la puerta principal. Después
se exprime el pene. Mucho después
de que las últimas gotas han volado al césped,
sigue allí tranquilo sacudiéndose suavemente el pene,
el rostro lleno de inteligencia,
la blanca frente ligeramente encorvada
fruncida por las ideas, los ojos claros,
mirando por encima de la charca,
la boca firme y seria;
abstraídamente se sacude
una vez más
y la casa cae al suelo
detrás suyo.

Del libro: "Satán Dice" (1962)


Sharon Olds (San Francisco, 1942)
Es una de las poetas contemporáneas más leídas en los Estados Unidos. Su poesía, de sabor confesional y prosaico, ofrece temáticas del amor y la maternidad con una actitud y visión poco frecuentadas en la poesía norteamericana. "¿De qué no se ha escrito en un poema? ¿Cuál es la función del poeta en la sociedad? ¿Para quién se escribe poesía?" son preguntas formuladas por la propia Olds que evidencian su compromiso con múltiples dimensiones de la condición humana.Entre sus libros que se destacan, Satan says (1980), recibió el premio de inauguración del San Francisco Poetry Center; así mismo, su segundo libro publicado, The dead and the living (1984), fue galardonado por la Academia de Poetas Norteamericanos. Otros de sus poemarios son The gold cell (1987), The father (1992), y The wellspring (1996)*

*Texto extraído de www.avizora.com

Gio.

2 comentarios:

Javier Belinchón dijo...

Me encanta Sharon Olds. La lectura de Los muertos y los vivos fue para mí muy enriquecedora. Este Satán dice quiero también hacerme con él.

Abrazos.

Voltios dijo...

que grande sharon, la descubrí gracias a bata y su lío, pero mereció la pena.