martes, 13 de julio de 2010

Estación

.
Es verano y yo, metido en la cueva, hibernando
llorando rojos labios de tiempo

mi idea de ser niebla
se torna perfecta, aquí, en el centro del vacío
pero el olvido no existe en mi carne
y me toco frío,
la inestable estación aún lleva charcos de uñas
en mi espalda

mi cabeza de lagartija hace estragos,
el estropicio de mi sustancia
se hace cáscara en mi boca

y mi memoria es un cuchillo mordiente
que crepita en el humus
de mi tronco caído.




Gio.

3 comentarios:

Elisa Berna Martínez dijo...

Estación sí, pero espero que no estacionado, o aparcado. Ojala y no haga estragos la memoria apartando de ti los mejores recuerdos. Siempre dejas algo con lo que reflexionar.

Un saludo.

CAÓTICA dijo...

Ya te iba leyendo desde hacía un tiempo. Gracias por tus palabras. Qué haríamos sin los lunes? yo no sé...

Me gustan mucho tus poemas. Es un placer poder leerte.

saludos

virgi dijo...

¡Pedazo de poeta que eres y mejoras cada día!

Un beso