jueves, 5 de abril de 2012

...

.
Si fuéramos conscientes que escribir también es dejarse la piel y desdoblarse, sin apartarse de uno mismo, tal vez no seríamos tan negligentes en nuestros prostíbulos; tendríamos chacras de lúcumas y chirimoyas, y a grillos como mascotas. Aún así no se dejará de ser un cuadro que cuelga de una pared, no provocará el sueño que se ha perdido.







Gio.

2 comentarios:

estrella dijo...

Hola GÍO!!
Pienso que sí nos dejamos un poco la piel,en cada escrito.
Un abrazo!!

Anouk A. dijo...

Escribir es agrandar la herida y luego tratar de cubrirla con el canto.
Qué precioso lo de los chacras de lúcuma y chirimoya, Gio!
:)
Abrazos