sábado, 28 de abril de 2012

Ella, toda afanosa

.
Al pasar por el puente yace una Lima interminable
con su moral nebulosa que azota a los equilibristas
los semáforos en verde apagan las luces de los cerebros
y caen de la vejez de la noche dioses que te acicalan el desespero
Lima infrecuente enlutada anciana con la falda en los tobillos
siempre lista para hundirse en cada acantilado de niña tabernaria
niña mimada de arrugas y vertientes de hierba
no cachetees mi rostro contándome tu crepitante riqueza
cuando veo que tu sol sólo es plástico, plástico tu rubor
mordiente tu sazón y ancho los desiguales
Lima mastícame el cuello, besa mis fragosos cerros que laten, luce tu plata virreinal
declara quién nos hurta las tardes, quién blasfema en tus iglesias
quién hizo anticucho con mi corazón, por qué los sismógrafos no gritan
cuando te hacen el amor, sólo tú lloras como gata techera
yo te reclamo Lima porque nunca viví contigo una verdadera herida
redime mi exilio y lánzame a los perros para que jamás me dejen huir
yo crecí con tu lenguaje de selva y ahora te veo afanosa con tus árboles
Lima tú habitas en el despojo, aúllas momificada, inundas mi angustia
quítate el prejuicio y no me dañes con hambre.









Gio.

4 comentarios:

estrella dijo...

Hola Gío!!
Claroscuros de tu ciudad,el ayer y el hoy de muchas vidas,de muchos sueños incumplidos...pero ahí sigue,afanándose por mantenerse erguida.

He visto las fotos del recital,todo bien,verdad?
Un abrazo!!

Caos dijo...

bravo, Gío. Ella te está sentando bien. Beso.

Layla dijo...

Lima-cicatriz, Lima-herida

eloy dijo...

Leo que Lima, al menos en lo poético y creativo, te está sentando bien. Tus poemas limeños ganan en fuerza. Me apasiona esta nueva etapa en tu obra.
Un abrazo.