martes, 21 de agosto de 2012

Todavía Barcelona

.
Todavía hay claridad y una refracción de viento en mis recodos
un mediterráneo pintado con las mejillas arboladas
hay una tumba que no me llama y sigue manteniendo su pulso
hay días de oscuridad frutal de muertos vivos de sabores ácidos
conservantes díscolos
intangible arcilla humana.
Todavía Barcelona es la ciudad de mis ciervos de azafrán
de mañanas llenas de catedrales herejes
las veredas deshilachadas copulan con su Gaudí
y su noche es la vendimia escarlata que me redoblan los huesos
si fuera posible agosto crepitar en frío
serían las sirenas extranjeras con permiso permanente
las que resplandecieran en sus bosques
y la bruma calzada detrás de la cocina
alzaría su ensortijado ópalo al borde de sus dientes.





Gio.

3 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Hermoso...Un abrazo

Ángel Muñoz dijo...

espero que la disfrutases, Gio. me consta.

eloy dijo...

Qué bueno eso de "Todavía Barcelona es la ciudad de mis ciervos de azafrán". Un poemazo.