viernes, 17 de abril de 2015

Trance



La he visto indomable
como los signos en mi talón queriendo
formar vida en pólipos de madreperlas
la he visto castaña con vaporosa luz
en los agujeros de la brújula que mi zapato
provee en su ya tan infrecuente isla
ha sido mirar en detalle su nalga meandro
para saberme atónito poblado de esquirlas
en la tersa víspera de sus ojos a distancia
súbitamente recuerdo leve su moño
que escarba ronquita fruta de oleaje
en mi delirio del mundo semejante a la pérdida
de noches bebiendo caudales avisos luminosos
para la fiebre de hospitales llenos de poemas
la he visto leyendo sus gafas esquivando caimanes
sobre mi estoica creencia de su labio semáforo
la indumentaria de mi voz delata la ruina de peruano
con sangrecita y su ceviche perverso que quiere llevarle
a hurgar su falderío y morderle el jardín
con pico y lampa en la célica vulva de mi linchamiento
pero se trenza en panoplias me dispara en la sien
el humo de su cabellera me entumece la expresión
me desarbola la lengua
y se va intangible por un rescoldo del tiempo.







Gio.