domingo, 31 de enero de 2010

Seguimos volando

.
De súbito, nos encontramos con el tiempo transcurrido
que no limita la candela que se mantiene con la brisa
que no se oxida
que no se extingue
que no perece en la hoguera propia del roce cotidiano.
Tal vez no lo sepas pero esa brisa está cautiva
en las miradas inequívocas que no ceden
en la fuente caliza que nos mantiene febriles
en el calentísimo sol que se vierte en la paupérrima habitación
que nos cobija

despides luz desde tus fuentes
siempre que te inspiro a revelarme tu prestidigitadora benevolencia
que cunde a dispersión perversa
el conjuro perpetuo que nos condena a propagarnos entre el fuego
sin dañarnos ni un solo palpito
de los cuales me siento esclavo, entrelazado en tus pliegues

me resbala la conciencia esquiva
de mi disgregado acribillamiento
porque vivo entre algodones de azúcar, en tu locura desnuda y recostada
a pesar que de súbito el tiempo nos haya puesto
a merced del relinche de un espejo

te despojaría, ahora mismo de tus inapetencias
sólo con el roce de mis dedos, con un soplo de mi aliento.



Del poemario: "Un Advenedizo en Madrid"
2007-2008


Gio.

5 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Esos versos que se alrgan, ese aliento lírico.. Me gusta.

Laura Gómez Recas dijo...

Bravo, Gio!!!

No me quedo con un verso, me quedo con todos. En el último tercio de la lectura... entras en barrena. Diossss!

Besos... y reverencias, poeta.

Laura

virgi dijo...

Vuela, Gio, que sigo tu aleteo de poeta.
Un abrazo

☆Vale dijo...

Me chifla el final

amor y libertad dijo...

cuando el amor quema, es más amor