domingo, 27 de junio de 2010

...

.
Y quién soy yo
si no está ella

una cucaracha más.

6 comentarios:

La cónica dijo...

es como un dardo en una diana. me gusta.

Elisa Berna Martínez dijo...

Muy contundente, aunque no cuela lo de la cucaracha!!
Un saludo!

víctor (el gato estepario) dijo...

Muy bueno, Gio.
Tú ya sabes de mis amores por los poemas breves. Y éste es el primer breve que te leo. Y verdaderamente es contundente, es una imagen poderosa la que ofreces.

Pra mí, lo bueno que tienen los breves es que la idea, la imagen que se ofrece no compite con rivales, no compite con el resto de imagénes que normalmente contiene un poema. Aquí es una sóla imagen la que reina con todo su poderío. Y si el poeta ha acertado en la elección y en la creación de esa imagen, su significado de duplica, se quintuplica, porque ella sóla devora toda la atención del lector.

Mi enhorabuena, Gío. Espero que sea sólo el principio de un nuevo camino y que nos deléites con mucho más.

UN GRAN ABRAZO.

víctor (el gato estepario) dijo...

Aunque estoy con Elisa.
Ayer, cuando lo leí por primera vez, en plena madrugada y dentro de is profundos despistes, leí "una CUCHARADA más" y realmente me hizo mejor efecto. Pero no quiere decir que deja de gustarme también hoy, jeje

Una CUCHARADA, de azúcar que se disuelve en la nada del océano.

UN ABRAZO GRANDE, amigo.

virgi dijo...

Bicho más, bicho menos, sólo el amor y el arte nos reconcilia con nosotros mismos.

Carmen Garrido Ortiz dijo...

Me gusta. Tremendo el final. ¡Y sí me gusta la cucaracha! Después de todo, casi que no podemos vivir sin la parte oscura de la vida...
Bravo. Muy bueno.
Carmen