jueves, 20 de octubre de 2011

Robles de hierro

.
Untabas el pan con política
sin saber de esa ciencia agusanada
y observabas a los abuelos fuertes como robles

tus ojos marcaban el firmamento
de los errabundos bisontes blancos,
prestabas atención a sus gestos
sin entender el rigor de las espadas

descalzos sobres las sillas
con los sacos manchados por el trabajo,
así eran las charlas de las camisas
mientras las canas te sacudían cualquier duda

tu silencio era el pájaro de la garganta
tántalo de la mirada pícara
que jugaba a cavilar sin llegar a comprender

sólo sentías y desnudabas
el fragor del tiempo
sacudiéndote del brazo fúnebre,
saboreando el olor del tabaco
de los robles momificados en el hierro.



Gio.

Dedicado a mis dos abuelos que en vida fueron Don Víctor y Don Adriano.

5 comentarios:

Gino dijo...

Conmovedor poema.
Un abrazo.
Gino.

VICTOR GATO dijo...

Gio, como siempre, te felicito. Y me alegro mucho de tu nueva etapa.

Quería pedirte también, que POESIAVICTOR dejó de existir para siempre, y que ahora he unificado artes plásticas y poesía en el blog "VICTORPINTOR_(el sentido poético)". Te lo digo para que, si te parece, cambies a la nueva dirección en tu columna de enlaces. Ahí habrá tanta o más poesía que en el anterior. Gracias.

http://www.victorpintorart.com


Un fuerte abrazo.

Parentesis dijo...

Ah, me gusta el blog nuevo :)

virgi dijo...

Me gusta este nuevo formato, los fondos oscuros me parecen deprimentes.
Pezado de poeta que eres. Y qué lindo haber disfrutado de dos abuelos.
Besitos, Gio

estrella dijo...

Hola GÍO!!
Maravilloso poema dedicado a tus abuelos.
Parece como si estuvieras escuchándoles todavía.

Un abrazo