miércoles, 30 de enero de 2013

Gusano

.

Y cuando me haya ido
seguirán abandonándome
en lo oscuro el recuerdo afilará sus dientes
se necesita la distancia dice el silencio
mientras mi pecho queda deshabitado
¿cuánto puede resistir un cántaro?
¿a qué temperatura se funde un címbalo?
mis manos de chimenea no tiene el engranaje
que busca el heno para arder
el destino es puro estiércol de tulipanes
mi cervical es la piedra pómez que acaricia la sal
es otro tiempo y los contornos siguen carcomidos
cuando yo me haya ido
nadie verá el aire asmático de mi pulmón
ni habrá coagula de polen fresco
seré larva bajo la tierra
sin influjo sin estirpe sin el pálpito.








Gio.